La medida pasó a viva voz

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, Henry Neumann. ...
El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, Henry Neumann. (GFR Media)

El Senado aprobó esta noche a viva voz el proyecto que crea la nueva Ley de Armas.

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, Henry Neumann, presentó el proyecto en el hemiciclo, donde subrayó en la necesidad del ciudadano en armarse ante una ola criminal que no puede ser contenida con una fuerza policiaca debilitada.

“Cada día la seguridad en Puerto Rico está más comprometida. Vemos la falta de miembros de la Policía, hemos perdido más de 1,000 en los últimos años”, dijo Neumann. “Los actos delictivos cada día son mayores y más atrevidos porque los delincuentes tienen libre acceso a las armas de fuego y saben que la Policía de Puerto Rico está debilitada. Llegó el momento en que el ciudadano bueno tenga la oportunidad de defenderse”.

“En la actualidad el delincuente tiene libre acceso a las armas de fuego, sin embargo, el ciudadano bueno, reconociendo la problemática que vive Puerto Rico en sus comunidades, lo que desea es protegerse”, sostuvo Neumann al recitar jurisprudencia federal que dispone que el derecho a portar armas es fundamental.

“La ley actual es una ley obsoleta que apoya la doctrina del privilegio. Tener un arma de fuego, según la ley actual, es un privilegio, no un derecho constitucional”, dijo al aludir a cómo el proyecto reduce los costos para sacar la licencia de posesión y de portación.

Al oponerse al proyecto, el senador popular Cirilo Tirado tronó contra parte de la tónica de la presentación de Neumann, quien hizo énfasis en los sobre 1,000 policías que ha perdido la uniformada en los pasados años y otros 1,000 que se perderían próximamente.

“Me parece que utilizar el argumento del miedo, utilizar el argumento de que la falta de policías en el país, utilizar el argumento de que se van 1,300 policías y que la ola criminal está azotando no es razón ni puede ser la razón para armar al país. ¿Esa es la solución para problema de la criminalidad?”, cuestionó Tirado, quien recordó que mientras en Estados Unidos se crean movimiento a favor del control de armas, en Puerto Rico se quiere liberalizar el estatuto.

“Este proyecto que aprueban hoy es una bomba social”, dijo.

Tirado mencionó que el proyecto no ordena la creación de un registro de personas con órdenes de acecho o de protección expedidas en su contra, por lo que no hay manera de verificar si el solicitante de una licencia de armas está bajo una de esas categorías. Tampoco dispone que el tenedor de una licencia la perderá si se emite una orden de protección en su contra o se le acusa de violar una orden de este tipo.

El senador independiente José Vargas Vidot se expresó a favor del proyecto. Elogió la labor de Neumann y de Cruz Santiago y dijo que el manejo de la medida refleja que en el Senado “se plantea un modelo novedoso que establece puentes de conciliación”.

Según dijo, el texto de la ley reconoce la desventaja del ciudadano frente al criminal.

“El que pasa por el proceso de la licencia son personas que se apegan a la ley”, sostuvo.

El proyecto reduce el costo del comprobante para solicitar una licencia de armas de $100 a $60, de los cuales se destinarán $10 a la Federación de Tiro y el costo de la licencia de portación baja de $250 a $50.

También se abarata el costo para tramitar la licencia de portación al eliminar como requisito presentar tres testigos y participar en una vista en un tribunal.

Otros acuerdos incluyen mantener la figura del gestor de armas, aunque este será exclusivamente un armero certificado por la Policía y el gobierno federal. Se dejó fuera de la medida lenguaje que pretendía aclarar si un paciente de cannabis medicinal podía sacar licencias de armas de fuego, se elimina la propuesta de crear una nueva oficina en la Policía para tramitar solicitudes de licencias de armas y se sacó una enmienda que en un momento fue contemplada para que los agentes del orden público pudieran cargar con más de un arma a la vez.

Entre otras cosas, la medida acorta los plazos para obtenerlas a 10 días y 30 días, define conceptos como arma antigua y municiones, prohíbe silenciadores, prohíbe las armas automáticas, obliga a los cazadores a registrar sus armas en la Policía, permite que ciudadanos pueda practicar el tiro al blanco en un lugar autorizado, pero sin licencia de armas y acorta el periodo de espera para recibir una licencia de armas de 120 días a 30 días.

Por Javier Colón Dávila

Fuente: EL NUEVO DIA

Share
Temas: Categorías: America Puerto Rico

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds