Manuel Dammert y Jorge del Castillo se enfrascaron en una discusión que motivó ayer la suspensión de la sesión hasta hoy

Mulder discute con congresistas de las bancadas de izquierda, mientras Del Ca...
Mulder discute con congresistas de las bancadas de izquierda, mientras Del Castillo observa a Dammert, quien se negó en más de una oportunidad a retirar sus afirmaciones sobre el Apra y Alan García. (Foto: Hugo Pérez)

El pleno del Congreso de la República reanuda esta mañana su sesión para debatir el informe final de la Comisión Lava Jato. Ayer, por segundo día consecutivo, se postergó la discusión sobre el documento que elaboró, en mayoría, el grupo especial encargado de investigar los presuntos actos de corrupción de Odebrecht y otras constructoras brasileñas en el país, y que fue presidido por Rosa Bartra (Fuerza Popular).

El motivo del entrampamiento fue el mismo del miércoles: un cruce de adjetivos y agravios entre los parlamentarios. En esta ocasión, los protagonistas fueron Jorge del Castillo, del Partido Aprista, y Manuel Dammert, de Nuevo Perú.

La controversia empezó por la mañana y se prolongó hasta la tarde, cuando la primera vicepresidenta de la Mesa Directiva, Leyla Chihuán, decidió suspender el debate hasta hoy (10 a.m.).

La chispa que reavivó el enfrentamiento fue el nombre de un ex presidente: el de Alan García. Dammert aseguró que existe una cuenta en un banco de Andorra vinculada al Partido Aprista, al líder de ese partido y al mismo Del Castillo.

Enseguida el ex primer ministro replicó y exigió a Dammert que retirara sus palabras, pues las consideraba un agravio.

Ese fue el inicio del final del debate. La discusión posterior –gritos, arengas y provocaciones incluidas– giró en círculos respecto a esto. Y de ese punto muerto no volvió a salir.

En uno de los momentos más álgidos de esta discusión, Del Castillo tiró al suelo el informe en minoría del Caso Lava Jato que presentó Humberto Morales (Frente Amplio).

“Ya está en el tacho de basura, donde debe estar, porque solo agravia a personas sin haber recibido sus descargos”, manifestó Del Castillo. El representante de Nuevo Perú intentó interrumpir al legislador aprista, mientras este volvía a exigirle que retirara sus palabras.

“No tengo nada que retirar sobre eso”, replicó el legislador de Nuevo Perú.

Debido a que ninguno cedía en su postura y la polémica a esa hora del día ya se había tornado infructuosa, la tercera vicepresidenta de la Mesa Directiva, Yeni Vilcatoma, los llamó al orden y suspendió la sesión.

El enfrentamiento escaló al punto de que, mientras Dammert y Del Castillo permanecían de pie, Mauricio Mulder (Partido Aprista) encaraba a Edgar Ochoa (Nuevo Perú), abriéndose el saco de forma desafiante.

Cuando minutos después el debate fue reanudado, el congresista del Apra volvió a pedir a Dammert que se rectificara, pero este no aceptó. Por ello, Vilcatoma –quien continuaba presidiendo la mesa– convocó a la Junta de Portavoces y postergó el pleno hasta la tarde.

—Posiciones opuestas—
Después del receso, el tenor de la discusión no varió: tanto Del Castillo como Dammert mantuvieron sus posturas. Ninguno quiso capitular.

Por ello, la vicepresidenta del Parlamento, Leyla Chihuán, a nombre de la Mesa Directiva, propuso que el parlamentario de Nuevo Perú fuera suspendido por 120 días, debido a que –se explicó– habría vulnerado el reglamento del Congreso.

Pese a la advertencia, Dammert se mantuvo en la posición que expuso desde temprano. “Están afectando mi derecho constitucional [a expresarme]”, enfatizó.

Este desencuentro generó que el pleno fuera suspendido nuevamente y que se convocara, por segunda vez en el día, a la Junta de Portavoces. En esta reunión se acordó que la situación de Dammert fuera vista después, para que se retomara la discusión del Caso Lava Jato.

Minutos después, cuando se retomó la sesión del pleno, la congresista Esther Saavedra (Fuerza Popular) intervino para mostrar un video en el que llamaba la atención sobre los peruanos que necesitan ayuda urgente.

Los integrantes de Nuevo Perú y Frente Amplio se mantuvieron de pie como protesta ante la intención de que se sancione a Dammert, lo que volvió a reavivar la tensa discusión. Algunos de ellos exhibieron carteles con la frase “Blindaje fujiaprista”. Desde el otro lado del hemiciclo, en los escaños de Fuerza Popular, se oía: “Terrorismo nunca más”.

Esta nueva controversia ocasionó que Chihuán diera por terminada la reunión. “En vista de que no podemos continuar con la sesión de la manera que se está dando, se suspende la misma hasta mañana a las 10 de la mañana”, sentenció.

MÁS DETALLES
El artículo 61, inciso d, del reglamento del Congreso indica que el presidente de la mesa puede exigir el retiro de frases ofensivas, “aplicando de ser necesario sanciones reglamentarias”.

Redacción EC

Fuente: EL COMERCIO

Share
Temas: Categorías: America Perú Destacadas

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds