Carla Suárez: “voy a dejar huella en el tenis por mi revés”

Carla Suárez sigue manteniendo intacta la motivación para codearse con las mejores. En medio de su pretemporada, junto a sus entrenadores Marc Casabó y Óscar Serrano, la canaria reflexiona de todo en MARCA antes de emprender rumbo a Australia donde jugará en Brisbane, Sidney y el primer ‘Grand Slam’.

Acaba de cumplir 30 años. ¿Qué es lo que le motiva para seguir jugando?
Todavía tengo el objetivo de intentar volver al ‘Top10’. Hoy en día está todo muy abierto. Con 30 años me veo con opciones y quiero demostrarme a mí misma que puedo estar ahí entre las mejores. Me quedan retos por cumplir y eso es lo que me hace seguir.
¿Su edad es sobre todo un hándicap porque le cuesta más recuperar y cada vez las jóvenes pegan más fuerte?
La recuperación cuando tienes 30 años no es la misma que cuando tenía 21 pero también sabes gestionarte mejor. Cuando tenía 21 decía a todo que sí, entrenaba muchísimas más horas, y ahora entreno menos horas pero de más calidad y de más intensidad. Vienen jugadores jóvenes por detrás y es verdad que empiezo a ser de las veteranas del vestuario. En el tenis y en muchos otros deportes lo que marca que sigas arriba no es tanto la edad como que estés bien físicamente.
Serena volvió al circuito tras ser madre. ¿Es un hecho admirable después de todo lo que ganó?
Todas las tenistas que han sido madre, incluida Serena,y que han vuelto, son ya de por sí admirables. Serena no es la mejor de la historia en lo que hemos visto de ella, pero ha demostrado que puede volver a ganar partidos, hacer semifinales, cuartos… Cada vez que alguien entra a la pista a jugar contra ella sabe que tendrá que dar su cien por cien para ganar.
¿Cómo vio la reacción de la Williams con el juez Carlos Ramos en la final del US Open con Naomi Osaka?
Yo creo que se le va de las manos. El árbitro tiene que hacer su trabajo como lo hacen los jueces de línea y como lo hace la propia Serena. Los árbitros tienen unas normas y si hay jueces de silla que arbitran finales de ‘Grand Slam’ es por el trabajo hecho previamente en sus partidos. Serena tiene que saber que las reglas y las normas son iguales para todas. El árbitro no va a pitar siempre a favor de ella ni en contra de ella. Supongo que ella se habrá visto y supongo que habrá pedido perdón. Es triste que en el primer gran título de Osaka se hablara más de lo que pasó que de la victoria. Pero también sabemos que todo lo que engloba a Serena se va a magnificar.
¿Usted realmente piensa que un mismo juez tiene un trato diferente en función de si tiene delante a un hombre o a una mujer?
Para mí no hay un baremo distinto. Que haya más ‘warnings’ en partidos masculinos tiene más sentido porque ellos juegan a cinco sets. Están más tiempo en pista que nosotras. Los árbitros se comportan igual con todos. Hay una serie de jugadores que nosotras e incluso los jueces saben que pueden llegar a ser polémicos y se les presta más atención. Hay árbitros que le han puesto un ‘warning’ a Rafa, a Federer, a Serena y a Sharapova. Eso quiere decir que arbitran igual.
En 2018 empezó muy bien con los cuartos de Australia. También alcanzó la antepenúltima ronda del US Open. ¿Qué le faltó para acabar más alto del puesto 23 y qué resumen hace de la pasada temporada?
La mejoría que yo tengo que hacer es intentar ser más regular durante todo el año e intentar igualar los buenos picos de forma de los torneos grandes en los torneos pequeños. La suma de puntos es lo que hace que estés en un ranking mejor. Lo que no me puedo permitir es hacerlo bien en un torneo y mal en tres. Eso te penaliza mucho.
Siempre coincide que regresa muy fuerte después de un largo parón, ya sea por la pretemporada o por cambio de giras y de superficies. ¿Intentará dosificar el calendario para jugar menos torneos pero lograr así mejores resultados?
Hace tiempo que me dosifico y que miro mucho los torneos a los que voy a ir, pero sí que es verdad que cuando estoy en casa, cuando tengo un periodo de entrenamiento de un par de semanas, tengo más opciones de rendir mejor. Cuando son giras largas es más complicado pero tengo que saber gestionar eso.
Hablando de su futuro calendario, después del Open de Australia hay una eliminatoria de Copa Federación en Japón. ¿Entra en sus planes jugar?
Yo ya he hablado con la capitana. Al final es una semana muy complicada, es un viaje muy complicado y ella ya sabe lo que yo pienso y la decisión que voy a tomar. Pero bueno, el sorteo es el que tenemos y si queremos que España se mantenga en el Grupo Mundial habrá que ir haciendo pequeños esfuerzos. Yo tuve una experiencia muy mala el año pasado cuando fui a jugar a Italia y después viajé a Doha. La capitana sabe que la semana siguiente a la Copa Federación viene un torneo importante y eso dificulta que estemos en la Fed Cup.
¿En la comparativa con la Copa Davis se han sentido un poco dejadas por la Federación Internacional?
Es un tema delicado. Nosotras ya hace tiempo que queremos ampliar el Grupo Mundial de ocho a 16 países. Todavía no lo han cambiado y no sé si tienen la intención de hacerlo. Con que cada ‘Top10’ sea de un país diferente ya hay dos ‘Top10’ fuera del Grupo Mundial. Yo creo que eso la ITF no se lo puede permitir. Que la Copa Davis se juegue en una semana y la Copa Federación en tres hace que no se nos haya tenido en cuenta pero supongo que querrán ir probando a ver cómo funciona la Davis. Espero que si sale bien hagan cambios con nosotras.
Kosmos ya ha dicho que su intención es que el formato de las chicas sea exactamente igual en el futuro.
Ojalá porque creo que eso engancharía a más jugadoras. Cada cosa tiene sus pros y sus contras. Estados Unidos, la República Checa o Italia en su momento han ganado muchos títulos en el formato actual y lo disfrutan cuando juegan en casa. Quizás hay otros países que preferirían sede neutral porque en sus países no se vende tanto.
Gerard Piqué ha comentado que ha llamado a Garbiñe Muguruza para explicarse sus intenciones. ¿Usted ha hablado también con él?
No, yo no. Aparte quería preguntarle a Garbiñe de lo que habían hablado, pero no le he podido preguntar. A la vista está que como no han hecho cambios en 2019 seguirá todo igual. Tenemos un año por delante para que se lo piensen. Pero sí que me gustaría hablar con Garbiñe para saber qué idea tienen.
¿A usted realmente le ilusiona ganar la Fed Cup antes de colgar la raqueta?
A mí sí que me ilusiona. Lo hemos hablado muchas veces con Garbiñe y es una competición en la que disfrutamos mucho, pero a la vez hay que hacer un esfuerzo grande para estar. Estamos en segunda, eso quiere decir que hasta dentro de dos años no la podemos ganar. Yo tuve la suerte de jugar la final en 2008. Son experiencias que se mantienen en la mente y que quiero volver a repetir.
Conoce mejor que nadie a Muguruza. ¿Entiende su irregularidad en 2018?
La entiendo perfectamente. Es complicado. Todo está más igualado que nunca. Ella ya tiene unas expectativas muy altas en cuanto a sus seguidores, en cuanto a los fans, en cuanto a los periodistas, la gente que está pendiente de ella. Y no es fácil, ella es joven, no nos tenemos que olvidar la edad que tiene. Manejar todo eso no es fácil y si has tenido molestias o lesiones lo dificulta mucho más. Pero yo creo que tiene juego suficiente, y sobre todo mentalidad, para volver a estar arriba. No sé cuánto arriba, pero de vuelta al ‘top10’ sin ninguna duda.
Usted ha pasado varias generaciones de pegadoras. ¿Sabalenka le pega más fuerte que Serena o Sharapova?
Es diferente. Yo destacaría de Serena la potencia en su saque. Pero Sabalenka le pone agresividad en el saque, la derecha, el revés… Pero es que tiene mucho potencial. Esa chica bien trabajada va a llegar muy arriba. Osaka tiene la capacidad de pensar más. Es bueno para el tenis que salgan nuevas jugadoras.
¿Por qué en los últimos años el ‘Grand Slam’ que le cuesta más es Roland Garros?
Yo creo que es porque me he adaptado ya a que todo vaya muy rápido y las jugadoras juegan mejor en tierra. Todo va un poco más lento y ya no estoy acostumbrada. Es el torneo que más ilusión me hace y el que más expectativas me pongo. Es una suma de todo que hace que no haya rendido al nivel que me gustaría.
Es la segunda tenista más baja del ‘top100’ y sólo otras dos tienen el revés a una mano. ¿Hasta qué punto es un gran mérito estar donde está y haber hecho lo que ha hecho?
Como ya crecí así pues no lo veo un hándicap, pero sí que es verdad que en el momento de estabilizarte al pegar el revés muchas tienen otra mano y yo no la tengo. La muñeca, el codo y el hombro sufren más. El revés a una mano se está perdiendo y le quedan pocos años. Dentro de mí estoy contenta porqué sé que voy a dejar huella en el tenis por mi revés a una mano que a la gente le gusta tanto. Si pudiera escoger algo que no tengo sería altura y no el revés a dos manos.

¿Le da esperanzas ver que las mejores del año pasado fueron Halep y Wozniacki?
Sí, sí, lo que está claro es que si yo no estoy más arriba es por un tema de mentalidad. El físico lo tengo, el tenis lo tengo. Pero para igualar la de Halep, Kerber y Wozniacki hay que dar un plus. La diferencia que ha hecho que ellas hayan logrado lo que han logrado en comparación conmigo es que en momentos duros sacan una mejor mentalidad que yo y la han mantenido un año y dos.

¿Su retirada tiene fecha?
No me gustaría estar muchos años más. La vida no es sólo tenis. No me veo jugando previas. Lo marcará el ranking y el físico. Quiero ser madre, no entrenadora. Y no ser madre de las que vuelven a jugar.

Joan Solsona

Fuente: MARCA

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds