Una sentencia reconoce la paternidad de José Leoncio González de Gregorio. El abogado de la demandante estima la herencia que le corresponde en dos millones

“Siento una alegría inmensa. Sabía que era verdad, siempre he ido con la verdad por delante… qué alegría más grande”. Son las palabras de Rosario Bermudo, de 67 años, después de que un juez le haya dado la razón y haya certificado que su padre fue José Leoncio González de Gregorio y Martí, marido de la duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, más conocida como la duquesa roja. En mayo de 2017, la prueba de ADN ya confirmó que Bermudo fue fruto de una relación entre el aristócrata madrileño y Rosario Muñoz, quien trabajó como sirvienta en la finca que la familia tenía en Badajoz. “Mi madre me contaba que los dos estaban muy enamorados, y que él supo que ella se quedó embaraza cuanto tenía cerca de 18 años”, recuerda Bermudo. El abogado de la que es la primogénita de González de Gregorio, Fernando Osuna, estima que a su cliente le corresponde una herencia de unos dos millones de euros.

El silencio que durante décadas guardó su madre fue roto hace unos cinco años por Bermudo, quien consiguió que, en junio de 2015, un juez ordenara la exhumación de los restos de González de Gregorio, fallecido en 2008, del panteón familiar en Quintana Redonda (Soria). La exhumación no se produjo hasta casi dos años después. Y en mayo de 2017 la prueba de ADN confirmó lo que Bermudo venía diciendo. “Han sido cinco años muy largo y duros, pero se ha hecho justicia”, afirma la heredera. Ahora, en su resolución, el titular del juzgado de primera instancia 77 de Madrid hace mención de que la prueba de paternidad practicada arrojaba una coincidencia del 99,9%, lo que lleva a “estimar la filiación paterna de doña Rosario Bermudo Muñoz respecto de don José Leoncio González de Gregorio y Martí“.

El magistrado también acuerda condenar a todos sus hermanos a pagar las costas, una decisión que ha indignado a Gabriel González de Gregorio, el tercer hijo de González de Gregorio y de la duquesa. “Se nos ha condenado solo porque somos Media Sidonia, porque pagar las costas equivale a reconocer que nosotros obstruimos el procedimiento de alguna manera. Se nos señala por ser malos ciudadanos, cuando no hubo impedimento por nuestra parte”, explica a este diario en conversación telefónica. Además de a Gabriel, González de Gregorio tuvo con la duquesa a Leoncio Alonso y Pilar. También tuvo con otra mujer a Javier. “No nos opusimos a la demanda, no somos demandantes y se nos condena en costas”, alega antes de señalar que sus hermanos Pilar y Javier se sometieron voluntariamente a la prueba de ADN. “Nadie puede alegar que ha habido obstrucción a la justicia”, insiste.

Asimismo, el hijo del aristócrata entiende que la propia admisión a trámite de la demanda de paternidad es cuestionable, ya que como pruebas se aportó la saliva de su hermano mayor, Leoncio Alonso, y una fotografía familiar en blanco y negro. “La saliva recopilada ilegalmente no es válida y durante el juicio Rosario ni siquiera fue capaz de identificar ni a su madre en la foto”, sostiene.

Tras esta resolución, Osuna señala que está en negociaciones con los cuatro hermanos de Bermudo para llegar a un acuerdo sobre la herencia. “Si no logramos que se reparta como corresponde, tendremos que ir a juicio”, apunta Osuna. “Estoy muy contenta porque por fin se ha reconocido que decía la verdad, hay quienes no me creían. Y, en cuanto al dinero, veo muy difícil que se consiga tal cantidad”, señala la hija, quien confía en Osuna en los pasos a seguir. “Si dice que hay que ir a juicio, se va. Estoy en sus manos”, dice Bermudo.

Sobre este reparto, Gabriel González de Gregorio ha advertido: “Soy partidario de reconocer sus derechos, pero el de la herencia es otro pleito que será muy interesante, pero que no tiene nada que ver con este”. El benjamín cuestiona la oportunidad de que Bermudo decidiese reclamar la paternidad de su progenitor mucho tiempo después de su fallecimiento y está convencido de que todo el procedimiento es un “pleito interesado en su herencia” en el que “se ha procedido con discriminación” por sus apellidos.

Este periódico ha tratado de ponerse en contacto con Leoncio Alonso González de Gregorio, actual duque de Medina Sidonia, pero este ha rechazado hacer cualquier tipo de declaración. Su abogado también ha declinado pronunciarse.

Eva Sáiz, Antonio J. Mora

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds