El alcalde de Riace, Domenico Lucano, sale de una audiencia en el tribunal de
El alcalde de Riace, Domenico Lucano, sale de una audiencia en el tribunal de Reggio, en Calabria. EFE

El alcalde italiano de la pequeña localidad de Riace, convertido en un símbolo de la acogida, fue puesto en libertad el martes después de permanecer dos semanas en arresto domiciliario acusado de favorecer la inmigración ilegal. Pero Domenico Lucano, a quien Matteo Salvini le declaró la guerra poco después de ser nombrado ministro de Interior, no podrá seguir residiendo en su pueblo.

“Mi mayor miedo es que todo se haya convertido en un caso político, que ahora exista la obligación de aplastarme”, comentó Domenico Lucano a las puertas del Tribunal de Locri, en la sureña región de Calabria, después de recibir la prohibición de residir en esta localidad. “Quizá me he equivocado diciendo que habríamos mantenido igualmente el sistema Riace sin financiación pública, que habríamos promovido la acogida espontánea. ¿Qué es lo que he hecho de malo para no poder estar en mi pueblo después de dejarme hasta el alma?“, se preguntó.

Desde la pasada noche Domenico Lucano es de nuevo libre, pero es una libertad amarga porque por el momento no podrá seguir residiendo en Riace. Ha abandonado su casa y el pueblo donde hace 20 años puso en marcha una experiencia de integración y desarrollo rural única hasta entonces.

En julio de 1998 un barco con a bordo un centenar de refugiados llegó a una playa cercana a Riace. Hombres, mujeres y niños kurdos que huían de la guerra se encontraron de repente en una localidad de apenas 400 habitantes que se estaba quedando vacía porque desde los años sesenta muchos vecinos habían emigrado al norte de Italia, Europa o Estados Unidos en busca de un futuro mejor. Exactamente igual que quienes llegaban a las costas italianas. Lucano, por entonces un joven profesor de química, tuvo la idea de hacer frente a la despoblación de la pequeña localidad ofreciendo una casa abandonada a los inmigrantes. Fundó la asociación ‘Ciudad Futura’ y junto con los refugiados y con ayudas europeas comenzó a arreglar las casas abandonas y poner en marcha un proyecto reconocido internacionalmente por su capacidad para revitalizar un pueblo casi abandonado a través de la acogida.

El modelo Riace fue un éxito hasta la llegada del nuevo Gobierno italiano en junio. La cruzada contra la inmigración del ministro de Interior, Matteo Salvini, encontró uno de sus más firmes opositores en Lucano. La Fiscalía de Locri abrió una investigación al alcalde hace unos meses por abuso de poder y por un presunto fraude en la gestión de los fondos que concede el Ministerio del Interior y la Delegación de Gobierno de Reggio Calabria destinados a la acogida de los refugiados y solicitantes de asilo político. Las autoridades italianas sospechan también que el alcalde podría haber cometido irregularidades en la concesión de las contratas del servicio de recogida de basuras en la localidad.

El pasado verano bloquearon las ayudas y el 2 de octubre le acusaron formalmente. Desde entonces permanecía en arresto domiciliario junto a su pareja sentimental, Tesfahub Lemlem, a quien se le comunicó la prohibición de permanecer en Italia, según informó la Fiscalía de Locri en una nota oficial. Según la prensa local, el alcalde y su compañera habrían violado algunas normativas para permitir la obtención de permisos de residencia a inmigrantes irregulares a través de presuntos matrimonios de conveniencia. A Lemlem no se le ha notificado que tenga que abandonar Riace pero deberá comparecer dos veces al día en la comisaría.

Hace unos días el Ministerio de Interior anunció su intención de trasladar a los solicitantes de asilo que residen en la localidad a otras partes de Italia, en lo que fue entendido como una clara voluntad de desmantelar el modelo Riace, pero después matizó que el traslado sería voluntario. “Evidentemente Lucano no es un héroe de los tiempos modernos”, ha dicho este miércoles Matteo Salvini. “La gente en Calabria me pide más trabajo, no más inmigrantes”.

La decisión del fiscal de expulsar al ‘exilio’ a Lucano ha sido muy criticada en las redes sociales, donde el alcalde ha encontrado la solidaridad de numerosos políticos y personajes de la cultura, como los alcaldes de Palermo y Nápoles o el escritor Roberto Saviano, que ha invitado a Lucano a resistir.

SORAYA MELGUIZO

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds