Oriol Junqueras, en una imagen de noviembre de 2017, cuando acudió a
Oriol Junqueras, en una imagen de noviembre de 2017, cuando acudió a declarar a la Audiencia Nacional. ANTONIO HEREDIA

El Tribunal Supremo acusa a la defensa de Oriol Junqueras y de Raül Romeva de actuar con “mala fe” en la causa del 1-O y de emplear una “estrategia dilatoria” para retrasar el final de la investigación y por tanto el juicio por el referéndum ilegal.

La providencia de cinco de los siete magistrados que juzgarán el caso rechaza tramitar un recurso de súplica en el que la defensa pide que se amplíe nuevamente el plazo para que las defensas estudien la causa y planteen si creen que la investigación ha terminado o son necesarias nuevas diligencias. La defensa del ex vicepresident y el e conseller de Exteriores pedían que se iniciara de nuevo ese trámite.

La Sala contesta que la petición carece de objeto y resalta que “la contumaz insistencia en un reinicio del plazo para instrucción sólo puede interpretarse como una actuación contraria a las más elementales exigencias de buena fe”, un deber procesal que las partes tienen impuesto por el artículo 11 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

El tribunal recuerda que a finales de agosto dio a las partes un primer plazo para estudiar la causa de 10 días (el máximo legal) y que sumó un nuevo plazo de 10 días (que prevé la ley para causas extensas). Finalmente concedió otro plazo de cinco días y, finalmente, otros dos días más.

“La Sala, por tanto, ha resuelto las peticiones formuladas con la máxima flexibilidad, de la manera más acorde con los derechos de defensa y a un proceso con todas las garantías, sobrepasando incluso el límite derivado de una dicción literal del mandato previsto en el artículo 627 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que sólo admite una única prórroga respecto del plazo inicialmente concedido”, dice la providencia del tribunal encabezado por el magistrado Manuel Marchena.

El motivo de la última prórroga fueron los problemas informáticos que tenían las defensas para acceder telemáticamente a algunos documentos de la causa. La Sala responde que esa circunstancias “no ha podido generar indefensión a la defensa” de los procesados, ya que todos han podido disponer también “de copia de todas y cada una de las resoluciones dictadas en la causa”.

Las petición de nuevo plazo de Junqueras llega después de que numerosas defensas alegaran dilaciones injustificadas en la causa para pedir su puesta en libertad provisional. La Sala de lo Penal Supremo está intentando agilizar al máximo el procedimiento, lo que le llevó a habilitar el mes de agosto para seguir adelante con los trámites. Aunque resulta difícil de calcular por los diversos factores que intervienen, el Alto Tribunal confía en iniciar el juicio a comienzos de 2019.

MANUEL MARRACO

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: España Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds