Migrantes a su llegada a la costa gaditana tras haber cruzado el Estrecho de
Migrantes a su llegada a la costa gaditana tras haber cruzado el Estrecho de Gibraltar. Román RíosEFE

El plan de la Unión Europea desvelado el pasado junio para construir centros de asilo en el norte de África y detener así la oleada migratoria, acaba de sufrir un nuevo varapalo después de que el ministro de Exteriores marroquí, Nasser Bourita, haya rechazado toda posibilidad de construir campos de internamiento para los inmigrantes que quieren llegar a Europa desde Marruecos.

“Nos oponemos a ese tipo de centros porque no son parte de nuestra política migratoria o de la posición soberana y nacional que tenemos al respecto”, ha explicado en una entrevista a ‘Die Welt’, argumentando que “la crisis migratoria ha sido exagerada desde la Unión Europea (UE) debido a las divisiones políticas que hay en su seno”.

“Es muy fácil afirmar que esto debería ser responsabilidad de Marruecos, pero este plan es contraproducente“, ha añadido, para luego descartar que las ayudas económicas propuestas por la UE vayan a cambiar la posición del país al respecto. Por otro lado, el ministro ha sugerido que la construcción de dichos centros puede ser el reflejo del miedo, o el rechazo ultraderechista, a la inmigración. “¿Somos socios o un vecino del que tenéis miedo?“, se ha preguntado Nasser Bourita.

El plan de la UE se parece mucho al establecido con Turquía en 2016: detener e internar a los inmigrantes a cambio de ayudas económicas por valor de miles de millones de euros, con las que deben hacerse cargo de los refugiados, muchos de los cuales han escapado de zonas en conflicto como Irak, Siria oAfganistán.

Hasta ahora, todos los países consultados por el comisionado de la UE, Dimitris Avramopoulos, se han negado en rotundo a aceptar el plan. Marruecos, Albania, Túnez, Argelia y Egipto no están interesados. Sin embargo, en septiembre, la canciller alemana, Angela Merkel, siguió insistiendo en que “la UE tiene que realizar acuerdos estructurados como el que se hizo con Turquía”, si bien aclaró que “la situación de cada país requiere una solución diferente”.

Por otro lado, la negativa de Túnez, que en estos momentos es junto a Marruecos el país más estable del norte de África, supuso otro clavo en el ataúd del plan de la Unión Europea. “Alemania e Italia nos comunicaron la propuesta hace unos meses durante una visita de nuestro presidente”, según informó el pasado junio Tahar Cherif, embajador tunecino para la UE. “Nuestra respuesta fue clara: ¡no!”

Cherif argumentó que “no tenemos ni la capacidad ni los medios para organizar centros de detención. En estos momentos estamos sufriendo mucho por los acontecimientos que están teniendo lugar en Libia”.

AMADOR GUALLAR

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds