El ministro de Energía saudí, Khalid al-Falid, interviene durante el
El ministro de Energía saudí, Khalid al-Falid, interviene durante el foro sobre inversión que se celebra hoy en Riad. Faisal al NasserREUTERS

La Comisión de Defensa del Congreso ha rechazado con los votos de PSOE, PP y Cs mandatar al presidente del Gobierno para que proceda a prohibir la venta de armas y material de doble uso a Arabia Saudí no sólo por entender que vulnera los derechos humanos en Yemen sino también como consecuencia del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul.

La proposición no de ley de Compromís pretendía aglutinar una fuerza parlamentaria suficiente para obligar mañana a Pedro Sánchez a pronunciarse ante el pleno siguiendo el ejemplo de Alemania, primer país y por el momento el único, que ha anunciado la suspensión de su venta de armamento a Riad en tanto no se aclaren las circunstancias del asesinato de Khashoggi y se identifique a los responsables.

Unidos Podemos y los nacionalistas catalanes se han unido a la iniciativa. No así el PNV que ha optado por la abstención. Los primeros incluso han defendido reclamar al Gobierno que, para evitar causar un grave perjuicio a los trabajadores de Navantia (Cádiz) que trabajan en la construcción de cinco corbetas para el régimen saudí por valor de 1.800 millones de euros, busque “un comprador alternativo” para los barcos y, en caso de no encontrarlo, “invierta en la misma proporción a la carga de trabajo” que dicho contrato supone.

PSOE, PP y Cs han coincidido a la hora de condenar el asesinato de Khashoggi y exigir una investigación exhaustiva y transparente así como reclamar un refuerzo de los controles previos y del seguimiento posterior que se hace de las ventas de armas españolas, pero también han insistido en la “responsabilidad” que debe mostrar el Ejecutivo respetando los contratos ya firmados para evitar “inseguridad jurídica”.

El Grupo Socialista, anticipando en buena medida la posición que mañana defenderá Sánchez, ha recordado que Naciones Unidas no ha establecido embargo alguno a la venta de armamento a Arabia Saudí, que no hay constancia de que Riad haya incumplido los compromisos que se establecen en los contratos de venta de este tipo de material y que en el caso de España son estrictos y, además, que no se debe “prejuzgar” el resultado de las investigaciones sobre el caso Khashoggi ni tomar “iniciativas individuales” como ha hecho Alemania.

El PSOE se ha mostrado dispuesto a ganar tiempo y llegado el caso actuar contra Arabia Saudí en el marco de una acción “colectiva” que implique a todos los socios de la UE. El portavoz socialista ha llegado a preguntar en el debate si no sería “más lógico castigar a los saudíes no comprándoles petróleo” en lugar de “poniendo en peligro el contrato de Navantia”.

El PP, por su parte, ha condenado el asesinato de Khashoggi y ha insistido en la defensa del “derecho humanitario” antes de recordar que el Gobierno de Rajoy denegó en varias ocasiones exportaciones de armas a países como Mali o Venezuela.

Para los populares “si se tiene la certeza de un uso indebido no se deben formalizar los contratos” y en ese sentido han apostado por hacer “un seguimiento” sobre lo que se vende a Arabia Saudí, pero también han recordado que la suspensión de exportaciones acordada por Alemania sólo afecta a las nuevas licencias y no a las que ya están en marcha y han insistido, al igual que el PSOE, en la necesidad de extremar la responsabilidad para no perjudicar una industria, la del material de defensa, que en España da empleo a 209.086 personas. “No podemos jugar con el pan de la gente”, ha afirmado la representante de los populares quien además ha pedido que se condene la vulneración de los derechos humanos “se viva donde se viva, ya sea en Venezuela, Yemen o Arabia Saudí”.

MARISA CRUZ

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: España Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds