Investigadores turcos abandonan el consulado saudí tras recabar pruebas, ayer
Investigadores turcos abandonan el consulado saudí tras recabar pruebas, ayer en Estambul. OZAN KOSEAFP

La Policía turca ha ampliado este viernes a un bosque en Estambul y a una provincia cercana la búsqueda de pistas sobre el paradero del periodista crítico saudí Yamal Khashoggi, desaparecido hace 16 días tras entrar al consulado de su país en esa ciudad.

Por una parte, los agentes han recogido imágenes de todas las cámaras de seguridad alrededor del llamado Bosque de Belgrado y han empezado a realizar búsquedas en la zona, ante la posibilidad de que vehículos del consulado se hubiesen adentrado en esta área, señala la cadena NTV.

El Bosque de Belgrado es una zona natural boscosa de 50 kilómetros cuadrados en la parte europea de Estambul, cerca del Bósforo, con zonas poco transitadas. Además, el diario ‘Sabah’ asegura que las pesquisas se han extendido también a la provincia de Yalova, situada al sur de Estambul, al otro lado del Mar de Mármara.

Según este periódico, una de las furgonetas que salieron del consulado saudí el día de la desaparición de Khashoggi fue detectada en esta provincia, a unos 100 kilómetros por carretera de Estambul.

Esta madrugada terminó el registro de la residencia del cónsul, situada a unos 200 metros del consulado, un punto clave de la investigación, ya que las cámaras de seguridad han registrado que seis vehículos se trasladaron allí desde la legación horas después de la desaparición de Khashoggi.

Los agentes entraron en la vivienda del diplomático el miércoles por la tarde y salieron nueve horas más tarde, cargados con cajas de cartón y bolsas qu presumiblemente contenían muestras recogidas. Además, los expertos registraron nuevamente el consulado, ya inspeccionado el lunes pasado.

El ministro de Justicia turco, Abdulhamit Gül, ha dicho hoy que espera que “la investigación dé resultado dentro de muy poco”, pero se ha negado a comentar las informaciones aparecidas en la prensa turca e internacional, de que Khashoggi fue asesinado, decapitado o incluso descuartizado en el consulado.

“Hay que tener en cuenta que la investigación está bajo secreto de sumario”, ha dicho a la agencia Anadolu. El ministro ha recordado que si las pesquisas han tardado en avanzar es porque se trata de edificios diplomáticos en los que la Policía turca no puede entrar sin pedir formalmente permiso a Arabia Saudí.

Tampoco ha evaluado qué podría ocurrir si la investigación acaba considerando como sospechosos de asesinato, tal y como cree la prensa turca, a los 15 funcionarios saudíes que llegaron a Estambul el 2 de octubre, fecha en la que desapareció Khashoggi, y volvieron ese mismo día a Riad.

“En términos generales, si el culpable de un crimen se halla en otro país, se pide la extradición y se entrega; si no se sabe en qué país está, se emite una nota roja en Interpol”, ha explicado.

También la Fiscalía turca ha difundido hoy un comunicado para señalar que la investigación “se ajusta a los acuerdos, tratados y convenciones internacionales y continúa con todo rigor”.

Por otra parte, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ha pedido al presidente, Donald Trump, que conceda “unos pocos días más” a Arabia Saudí para investigar la desaparición. Pompeo se ha reunido hoy en la Casa Blanca con el presidente para informarle de los resultados de los reuniones que celebró esta semana en Riad y Ankara sobre el caso de Khashoggi.

“(Los saudíes) me aseguraron que llevarán a cabo una investigación completa y exhaustiva de todos los hechos y que lo harán de forma expedita”, ha dicho Pompeo en declaraciones a los periodistas después de su encuentro con Trump. “Le he dicho al presidente Trump esta mañana que debemos darles unos pocos días más para completar” esa investigación, ha agregado.

Trump pronosticó ayer que la verdad sobre el caso Khashoggi se sabría “probablemente antes de que acabe esta semana”.

EFE

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds