Lisa Marie Presley, de negro, con sus tres hijas en 2017.  Cordon Press
Lisa Marie Presley, de negro, con sus tres hijas en 2017. Cordon Press

En febrero sorprendía la noticia de que Lisa Marie Presley, la única hija de Elvis Presley el rey del rock, se declaraba en bancarrota a pesar de haber recibido una fortuna estimada de unos 100 millones de dólares (unos 80 millones de euros) como herencia cuando su padre murió teniendo ella nueve años.

A los 50 años de edad la hija del rockero que revolucionó la música con sus letras y sus movimientos de pelvis declaró que de aquella herencia sólo le quedan 14.000 dólares y deudas por impuestos y préstamos hipotecarios que rondan los 16 millones de dólares. También que a causa de esta situación había demandado a su exrepresentante Barry Siegel por “manejo imprudente y negligente de sus finanzas”.

Lisa Marie Presley con su exmarido Michael Lockwood, en 2013.
Lisa Marie Presley con su exmarido Michael Lockwood, en 2013. GtresOnline

Ahora, y según documentos judiciales publicados por The Daily Mail, se ha sabido que Lise Marie Presley afirma en su demanda que Barry Siegel le aseguró que sus finanzas estaban en “buena forma”, mientras que su fortuna se evaporaba y señala también la fuerte inversión que su asesor realizó en el holding American Idol, que terminó declarándose en quiebra.

También especifica que Siegel y Provident Financial Management le facturaron 4,9 millones de dólares por administrar su fideicomiso de 100 millones, lo que supone un salario de poco más de 700.000 dólares anuales para su exrepresentante. Según los mismos documentos si Siegel hubiera revelado la verdadera condición financiera del fideicomiso a Presley y hubiera restringido el gasto, Presley habría vivido cómodamente con un presupuesto anual de entre 1,5 y 2 millones de dólares anuales, después de liquidar impuestos. Los documentos también reseñan que “con este presupuesto, los emolumentos de Siegel habrían supuesto entre el 40% y el 50%” de lo que ella podría gastar al año, “una cantidad que indudablemente Preysler no habría aceptado si hubiera tenido conocimiento de su verdadera situación financiera”.

La hija de Elvis Presley acusa a Siegel de liquidar los activos del fideicomiso después de que su apuesta en American Idol fracasara y sin que ella pudiera acomodar su estilo de vida a su verdadera situación financiera, ya que, según los papeles presentados por Presley, su representante le dijo que podía gastar el doble de sus ingresos anuales después de impuestos. También se informa, por ejemplo, que las hipotecas de sus casas de Hidden Hills, California y de Hawaii valen más que el valor propiamente dicho de los inmuebles en 2010.

Siegel y Provident Financial Management se burlaron de las acusaciones de Presley, alegando en una contrademanda que sus problemas de dinero se deben simplemente a su propio gasto exorbitante; y argumentan que la hija del mítico cantante está fijando el foco en ello porque atraviesa un momento difícil a causa del divorcio de su cuarto marido, Michael Lockwood.

Lockwood, de 57 años, exigió 40.000 dólares mensuales en concepto de manutención, pero un juez dictamino que no debería abonar esta cantidad, pero sí los 50.000 dólares que debe abonar al abogado de su expareja.

 

 

El País

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds