Qualcomm ha hablado en un evento especial acerca de cuáles serán sus siguientes pasos para hacer que la carga rápida sea todavía más eficiente y conlleve menos tiempo.

Mike Blake | Reuters
Mike Blake | Reuters

La carga rápida se ha convertido en poco tiempo en uno de los aspectos más buscados por los usuarios a la hora de comprar un teléfono, especialmente en 2018. Poder contar con un método que permita tener el terminal cargado en apenas una hora escasa es, teniendo en cuenta las cada vez más capaces baterías, algo a tener muy en cuenta.

Es por esta razón por la que desde Qualcomm presumen ahora, cuatro años después de comenzar su apuesta por la carga rápida con su modelo propietario Quick Charge, de haber conseguido llegar a mil modelos de dispositivos diferentes con alguna de las diferentes opciones de carga han ido lanzando a lo largo de este tiempo. Desde teléfonos móviles hasta accesorios, poder contar con un sistema de carga rápida se ha convertido en un asunto de necesidad y no de preferencia.

Los consumidores continúan exigiendo cada vez más vida útil de la batería de sus dispositivos. Cuando llega el momento de cargar el teléfono, la tecnología de carga rápida de Qualcomm puede cargar casi cualquier dispositivo móvil, ya sea compatible con la carga rápida o no”, ha dicho Alex Katouzian, vicepresidente del área móvil, en el 4G/5G Summit de la compañía en Hong Kong, al que está asistiendo Hipertextual.

Hacia una carga más eficiente

El objetivo de Qualcomm, por tanto, es mejorar la carga en cuantos dispositivo sea posible, incluyendo aquellos que no dan soporte de manera directa a la misma pero sí son compatibles con ella, como el iPhone XS. También lo es hacer más eficiente y más rápida esta carga, un asunto donde los principales fabricantes se disputan ahora la capacidad para conseguir menores tiempo de recarga total, con una Oppo que lidera claramente la tabla gracias al método implementado en el Find X.

De cara al futuro, la intensiones de Qualcomm pasan por mejorar la densidad de carga para mejorar el aprovechamiento resultante de la conexión del terminal a la electricidad, conseguir una carga inalámbrica dual de 15W –que llegará en 2019, prometen– y añadir un nuevo aspecto que reducirá en un 18 % el tiempo de carga, llamado True Battery Sense. Además de esto, se encuentran enfocados en dar el salto de la carga rápida dual a la triple, alcanzando los 32W sin que esto suponga un problema de sobrecalentamiento para el terminal.

Luis del Barco

Fuente: HIPERTEXTUAL

Share
Temas: Categorías: Tecnologia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds